Ya no nos acordamos de cuándo fue la última vez que llegamos a casa corriendo con un sobre de fotos recién reveladas tras unas bonitas vacaciones. O de aquella mañana que fuiste corriendo a tu kiosko de prensa habitual para leer esa noticia que estabas esperando. Ahora todo es mucho más sencillo, y quizás menos emocionante.

Las redes sociales llegaron a nuestras vidas para ponerlo todo patas arriba. Nos facilitan el día a día, nos hacen sentir más cerca a quienes tenemos lejos. Se han convertido en una herramienta excelente en muchos ámbitos. En el mundo laboral muchas de ellas ejercen como carta de presentación. Te exigen una imagen profesional y mantener tu escaparate ordenado para cualquiera que pueda darse un curioso paseo por delante. Si nos centramos en el ocio, creo que ni siquiera es necesario entrar en detalles. El gran contenido de imágenes, vídeos y demás publicaciones que inundan estas plataformas es capaz de atraparnos delante de la pantalla horas al día.

Hace tiempo que estos medios sociales son analizados y debatidos, pero como todo lo que ocurre a lo largo de la historia, es necesario tomar distancia y observarlo desde lejos para ver hasta dónde llega su influencia. Sin embargo, es indiscutible que uno de los mayores cambios lo ha sufrido el mundo de la información. Inmediatez, esta es la principal ventaja que nos ofrece el “periodismo ciudadano”. Las redes sociales ponen en nuestras manos el poder de informar hasta el punto de ser capaces de transmitir un vídeo en directo de aquello que acontece a nuestro alrededor. Un arma de doble filo.

Por desgracia, hemos sido testigos de cómo este último año se han vivido los constantes ataques terroristas a través de las redes. Un gran foro social lleno de filtros con los colores de las banderas europeas. Y estos hechos más que nunca me han permitido observar, al menos en una mínima parte, cómo funciona este gran mundo que no es más que el reflejo de nuestra sociedad. Informaciones falsas, comentarios indebidos, imágenes irrespetuosas, un gran juicio popular. Por supuesto con un lado positivo, pues a pesar de todo jamás hemos estado tan informados e informadas ni hemos tenido tantas oportunidades para expresar nuestra opinión. Tenemos a nuestra disposición una gran cantidad de herramientas y funciones que darle a nuestras redes sociales, y también una gran cantidad de formas para utilizarlas. A veces reflexiono, y me doy cuenta de algo más que evidente, se trata de un mundo paralelo que aún no sabemos cómo utilizar.

Confío en que serán nuestros propios criterios éticos los que nos guíen y nos terminen indicando de alguna manera cómo comportarnos de manera civilizada en este nuevo mundo de la información. Pero claro, se me olvida que en las redes hay de todo, como en la vida misma.

 

Rebeca

Advertisements

5 thoughts on “Como en la vida misma

  1. Interesante artículo que pone el acento en las repercusiones sociales e individuales que tienen actualmente las redes sociales. Efectivamente la información y la repercusión que tienen nuestras opiniones, es muy diferente a cuando expresábamos nuestras ideas de una manera directa en conversaciones o, a lo sumo, publicada en periódicos o revistas.
    Precisamente hoy, viendo el comentario de un “amigo en Facebook ” a propósito de algo relacionado con el atentado de Barcelona, he sentido un pudor indescriptible, y un desengaño sin vuelta atrás. Bueno, a eso nos exponemos cuando decimos o subimos algo.

    Liked by 1 person

  2. Es un gran tema, da mucho de que hablar, debido a que tiene sus pros y sus contras. Es verdad que las redes sociales han hecho mucho daño como bien se comenta arriba los movimientos terroristas a través de las redes sociales, pero, también han dado un gran cambio a nuestra vida, en el texto se menciona que se ha perdido a costumbre de ir a un kiosko y leer la noticia que esperabas, el problema no es ese, el problema es que nos hemos acostumbrado a este tipo de cosas como el de leer un periódico digital y el problema de todo esto de las redes sociales es que nos hemos acomodado a ello y es y será muy difícil quitarnos esta costumbre .
    Un cordial saludo a todos los que organizan esta web.

    Liked by 1 person

    1. Como dices, las redes sociales tienen muchas ventajas y nos facilitan la vida en muchos aspectos. No creo que la solución sea quitarse la costumbre de usarlas como has señalado, simplemente tenemos que aprender a utilizarlas con coherencia y respeto.
      Muchas gracias por tu comentario Paco, nos alegra que hayas echado un vistazo a nuestra página, ¡te esperamos de nuevo!

      Like

  3. Este artículo me ha parecido realmente interesante, es bastante cierto que a día de hoy los simples hechos de revelar una foto o ir a comprar el periódico del día porque aparezca una noticia de nuestro interés, han quedado reducidos en un aparato digital, ya sea portátil, tablet o lo más común en nuestra sociedad, el teléfono móvil. Pero esto bajo mi punto de vista no es perjudicial, ni mucho menos, sino todo lo contrario, me parece una increíble herramienta al alcance de la mayoría de personas, pero como bien se dice en el artículo, utilizándola teniendo nuestros propios valores éticos y dándole un buen uso, lo cual en muchos casos no ocurre, y claro, nos solemos encontrar de todo.
    Interesante artículo e interesante labor la que realizáis con esta web, un saludo.

    Liked by 1 person

    1. Así es, Marina. Las redes sociales son herramientas geniales siempre que las usemos con responsabilidad y respeto. Nos alegra que hayas visitado nuestra página, y te invitamos a que lo sigas haciendo. Un saludo.

      Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s