Desde hace semanas, cuando ese famoso autobús naranja que supongo que ya todo el mundo conoce salió a tomar las calles, numerosas noticias, protestas, testimonios y también defensas inundan internet. Madre mía, no sé si escandalizarme o daros la enhorabuena por el revuelo que habéis causado. Manifestaciones en distintas ciudades del país han alzado la voz para deciros NO, en mi ciudad, no. Os han bloqueado allá a donde habéis partido rumbo, pero no agacháis la cabeza, no os dais por vencidos. Y a mí solo me surge una pregunta, que se repite cada vez que veo el rechazo entre iguales: ¿Qué os importa? ¿Qué más os da?  ¿En qué os repercute? Vaya, al final han sido varias.

Y sí, ahora me vendréis con esas. Que si la ideología, que si las creencias, que si está fuera de lo que consideráis natural. No pretendo aquí exponer las razones y argumentos por los que debemos respetar al colectivo LGTB, supongo que si habéis montado todo este tinglado, al menos os habéis molestado en conocerlas. Ya sabéis, por eso de construir buenas bases para vuestro debate. Y por eso, yo intento recrear el mío con estas preguntas.

Una historia se me cuela en mi muro de Facebook (tampoco era tan difícil, pues ha salido en bastantes medios de comunicación), la historia de Patricia. Esta mujer, después de 90 años fingiendo una vida que no era la suya, ha decidido dejar de vivir en el cuerpo de un hombre. Integrante del ejército, testigo de la Segunda Guerra Mundial, casada y con más miedos que esperanzas. Y ahora, por fin es feliz. Supongo que os molesta su historia, ¿no? Yo veo a una persona buscándose a sí misma y a su felicidad. Y vosotros y vosotras, ¿qué veis?

Me gustaría que me dijerais cuál es la solución a esto que consideráis un problema. “Que no te engañen”, exponéis. ¿Quién nos engaña? Y me gustaría saber qué argumentos son tan sólidos que bastan para prohibirle a una persona descubrirse a sí misma y ser libre. Aseguráis que está en juego vuestro derecho a la libertad de expresión, pero ¿dónde queda la de quienes no son felices en su propio cuerpo?

Pero todo tiene su parte positiva, y al menos, esto ha servido para demostrar que somos más las personas que nos oponemos a vuestro intento de represión, que las que os apoyan. He visto a una juventud predispuesta a salir a la calle a impedir vuestro paso, y he visto indignación e incluso rabia por vuestras palabras. Lo siento, pero esta vez, la batalla la ha ganado el respeto.

Rebeca.

Advertisements

2 thoughts on “Ser, y dejar ser

  1. Esto supuestamente era un trabajo de búsqueda e investigación, y si… lo era, hasta que llegue a la mitad de esta articulo y empecé sin querer a responder las preguntas que en si, no eran para mi, me ha llegado bastante lo que queríais transmitir, no se ni como pero lo siento en mi.

    Este texto ha hecho que piense en todas las personas del colectivo LGTB y que me plantee cosas que, quizás, ya me había planteado antes pero que no había sido capaz de verlo con los ojos con los que mi mente ha podido ver a ese pobre soldado encerrado en un cuerpo el cual no quería, sinceramente me encanta pensar y a la persona que ha escrito esto, (Espera que lo mire ^^”) Rebeca, sinceramente y desde el corazón de una persona que quizás nunca conozcas o quizás si, quiero darte mi humilde enhorabuena por este articulo, gracias por hacer que mi materia gris pueda utilizarla el día de hoy un poco más y por darme un tema en el que pensar largo y tendido

    Muchas Gracias

    Atte: Un estudiante que llego aquí por un trabajo y ha salido con un trabajazo, tanto como para el profesor como para mi mismo, de reflexión

    Fdo: Luis Alberto

    Liked by 1 person

    1. Buenas tardes, Luis Alberto.
      En primer lugar, muchísimas gracias por haber dedicado un ratito de tu tiempo a leer este artículo, no sabes lo mucho que lo apreciamos.
      Y por otro lado, decirte que no sabes cuánto me alegran tus palabras. Con We Wave, los compañeros y compañeras pretendemos aportar nuestro granito de arena para cambiar aquellas cosas que creemos que son injustas en este mundo, que no son pocas. Y el simple hecho de que uno de nuestros artículos haya hecho pensar a alguien, como lo has hecho tú, nos da una gran satisfacción.
      Siempre serás bienvenido en nuestra página. Sigue pensando, reflexionando y haciéndote preguntas cada día ante todo lo que te parezca injusto.
      Gracias a ti, un saludo.

      Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s