Desde nuestros primeros años de escuela ya nos enseñan y educan a vivir en una sociedad que exalta la figura del hombre, una sociedad en la que el hombre siempre es el protagonista. Tal es así que nos meten en la cabeza nombres de escritores, pintores, descubridores, pensadores… Hombres que hicieron algo importante. Desde este aprendizaje, y de manera inconsciente para un niño o una niña, nos presentan a una mujer incapaz de hacer lo mismo que un hombre. Nos ocultan a la mujer y sus posibilidades sin explicar que no es por iniciativa de ella no involucrarse en estos temas. Sin ahondar en ello, evaden la infravaloración que ha sufrido la mujer desde el inicio de los tiempos.

Hoy, con la lucha, pero con grandes detractores y enemigos, nos encontramos con una sociedad fundamentada en un sistema que premia al hombre y sigue silenciando a la mujer. Esta crea hombres triunfadores y mujeres débiles, preocupadas de su imagen y de los problemas del hogar, y si cualesquiera de estas se salen de los esquemas y vive con las aspiraciones de “un hombre” es una viva, calculadora, ambiciosa, y demás adjetivos puramente despectivos, únicamente si estamos hablando de una mujer. Pese a que siempre nos hayan querido imponer una sociedad dividida y diferente por nuestro género, todos y todas tenemos que empezar a pensar qué hay de real en esto.  

Es muy importante que luchemos día a día por la IGUALDAD y sobre todo que inculquemos estos valores desde la educación. Tenemos que comenzar a dar nombres, a reconocer a las mujeres que hicieron y hacen todo lo posible por ser alguien en esta sociedad tan machista.

Lo que pretendemos con esta revista es concienciar y hacer ver que el pensamiento feminista no es solamente una cosa de mujeres ya que un hombre también puede ser feminista. Hay que luchar día a día y terminar con el patrón que nos representa en esta sociedad: hombre, blanco, heterosexual. Tenemos que educarnos en la diversidad.

Como cierre me gustaría dejar una pequeña idea en la cual me gustaría que reflexionéis:

El patriarcado nos domina y a nadie le asusta sin embargo en la sociedad en la que vivimos si te autodenominas feminista puedes ser objeto de crítica.

Javi.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s